Entrevista a nuestro alumno en China, José Ángel Mato

Mi nombre es José Ángel Mato Cadórniga, tengo 27 años y llevo 12 entrenando diferentes equipos de fútbol. Actualmente me encontraba trabajando en el Santiago de Compostela CF, dirigiendo al segundo equipo de cadetes en Primera Autonómica, al primer conjunto de infantiles en categoría gallega y al tercer grupo benjamín; mi experiencia se reduce a un amplio trabajo en las edades de formación en la zona del Barbanza y Santiago como entrenador y coordinador, así como a un corto periodo de tiempo en categoría senior: media temporada como parte del cuerpo técnico del Noia CF en Tercera División y otra media temporada como primer entrenador del Atlético de Riveira en la Preferente Norte.

El fútbol supone mi forma de vida, me despierta una ilusión y curiosidad como ninguna otra cosa y, desde hace años, ha monopolizado mis días. Así como, me ha privado de muchas cosas, el fútbol me ha proporcionado los mejores momentos y oportunidades de mi vida. Observando mi librería, mi apartamento, mi armario, mi ordenador, incluso mi WhatsApp; se puede apreciar que mi relación con el fútbol es total.

Con vuestra escuela he encontrado perspectivas diversas, enriquecedoras, que me ayudaron a organizar mis conocimientos, sacar mayor provecho de mis experiencias y gestionar mis actitudes.

Me siento muy afortunado de formar parte de esta escuela por muchos motivos; principalmente, la atención y preocupación individualizada que, por parte de los profesores y organización, recibimos el alumnado. En mi caso, converso a diario con varios profesores que me asesoran en mi actual experiencia en China. También, he forjado contactos de distintas zonas de Galicia que me han aportado posibilidades para crecer.

1. ¿Qué tal tu nueva vida en el continente asiático?

Asimilando paulatinamente que me he sumergido en una cultura totalmente diferente a la nuestra, en todos los sentidos. Tanto en términos profesionales como personales, se rigen por una filosofía distinta. Esto lleva a replantearse muchos de los pilares en los que se sostenía mi personalidad, que aquí debes reformular.
Lo más llamativo es lo que significo para mi entorno (compañeros, alumnos, escuela y ciudad). Un paseo por el centro urbano conlleva a pararse a sacar fotos, normalmente en los establecimientos no te cobran, ir jugar una pachanga se convierte en un espectáculo multitudinario y realizar shows para hoteles y comercios en algo habitual.
La paciencia aquí es fundamental, para todo.

2. ¿Cómo es un día en China para Mato desde que se levanta hasta que se acuesta?

El día de trabajo realizo una rutina de dos entrenamientos a los equipos, masculino y femenino, del colegio (6:50-7:50) y (16:00-17:30); así como, imparto varias clases diarias a cursos que comprenden edades de 15 y 16 años. Me levanto a las 6:15, como un par de frutas y bajo a entrenar, luego voy desayunar con varios profesores chinos de Educación Física y comenzamos con las clases. A las 12:15 como y tengo hasta las 14:20 para descansar, momento que aprovecho para formarme (idiomas, fútbol, lectura). Luego volvemos con las clases y terminamos con el segundo entrenamiento diario. A las 18:00 ceno e intento realizar cualquier tipo de actividad social. A las 22:00 intento estar metido en cama para descansar.

3. ¿Cuáles son las principales diferencias con nuestra cultura en situaciones como el dormir, la comida o las costumbres básicas?

Las diferencias en hábitos, maneras de pensar, costumbres son realmente pronunciadas, y esto, se traslada al fútbol. Se madruga más (por norma general), se come antes y más veces.
Los estudiantes suelen ser más obedientes, humildes y trabajadores; en cambio, son mucho menos competitivos y, ante el fracaso, más débiles (algo a tener muy en cuenta en los procesos de enseñanza y aprendizaje).

4. En cuanto al fútbol, ¿en qué consiste tu trabajo diario?

Por un lado, con los equipos del colegio realizo un trabajo preparatorio de cara a las competiciones; entrenamientos de 1 hora por la mañana, y de 1 hora y 30 minutos por la tarde, en los cuales alternamos acondicionamiento motriz y técnico y enseñanza del reglamento y la táctica de nuestro juego.
Y por otro, en las clases intento despertar el interés por parte del alumnado así como desarrollar sus capacidades motrices. Tienen una duración de 40 minutos en los cuales proponemos vídeos, juegos competitivos y circuitos.

5. ¿Qué principales diferencias encuentras con el fútbol de aquí?

Culturalmente, el fútbol no ha sido una prioridad para la sociedad china, esto provoca una serie de diferencias fundamentales con la perspectiva española. Los que consideramos “portentos”, pos sus capacidades físicas, se dedican a deportes con mayor repercusión social, de este modo tienes que trabajar con adolescentes con menores aptitudes. La no existencia de estructuras organizativas para la realización de competiciones disminuye el interés por la práctica del fútbol. La labor de los profesores de Educación Física en edades tempranas es muy deficitaria en cuanto al desarrollo de las habilidades motrices. En definitiva, en mi caso, y salvo excepciones, me encuentro con jugadores con poco potencial, descoordinados y carentes de motivación extrínseca.

6. Es muy pronto pero, ¿recomendarías esta experiencia? ¿qué esperas sacar de ella?

Por supuesto que la recomendaría, cada uno tiene que analizar sus circunstancias pero, considero que es una experiencia enriquecedora, como pocas. Puede salir bien o mal, no siempre depende de uno mismo. Aún saliendo mal, considero que uno siempre saldrá ganando. Al final, el crecimiento personal juega un gran papel en el devenir de un entrenador, debemos estar preparados para un sinfín de situaciones, cuanto más bagaje personal tengas, mejor profesional serás.
Para mí, la tesitura de tener que enseñar, con la dificultad del idioma ha sido una situación incomodísima, pero que me está haciendo crecer como ninguna otra. Acostumbrado a comunicar verbalmente de manera constante en mis entrenamientos, aquí no puedo, aquí convences al jugador únicamente con hechos; como no tengas imaginación y rapidez para actuar, los pierdes; poco o nada puedes recurrir a la palabra.

7. ¿Qué te ha aportado nuestra escuela que puedas poner en práctica ahí?

Para ser concretos, aunque en otros muchos, dos puntos que me marcaron en este inicio de la experiencia en Lixian-Changde (China). Con Gonzalo, en clases de metodología, debatíamos mucho sobre las distintas corrientes metodológicas. Yo, inmaduro, defendía que debíamos apostar por el trabajo globalizado, casi siempre; él nos recomendaba tener una visión más amplia y no encasillar nuestra forma de pensar u opinar. En poco tiempo aquí, comprendí las palabras de Gonzalo y recurro a la teoría para desarrollar lo mejor posible mi trabajo.
Por otro lado, el trabajo preventivo de Carlos, en el nivel 2, aquí cobra vital importancia, ante la cantidad de horas que entrenamos semanalmente. Lo que Carlos nos pudo enseñar, y todo el material que compartió con nosotros aquí me sirve de gran ayuda.
Luego están, las constantes conversaciones con los profesores, para resolverme dudas profesionales y para ofrecerme consejos a nivel personal.

8. ¿Cuáles son las aspiraciones de José Mato y por dónde pasan?

Mis aspiraciones son: el seguir formándome, sumar experiencias, trabajando con personas que hagan de esto su profesión y me hagan crecer; y pasan por lugares donde se respete el fútbol, su proceso y estudio.
Ahora mismo me encuentro en la tesitura de intentar conseguir establecer unas bases para una correcta realización del entrenamiento de fútbol, adecuar los tiempos, los espacios, las formas. Esto se convierte en una pelea interna con mi academia, y del resultado de la misma dependerá mi duración aquí.
Aunque mi motivación, a día de hoy, es realizar el mejor trabajo posible con los estudiantes que pusieron en mis manos y explotar al máximo dicha experiencia, no cierro puertas a corto, medio o largo plazo a otras propuestas laborales; puesto que mi objetivo primordial, en esta etapa de mi vida, no es únicamente económico.

Deja un comentario